jueves, 29 de abril de 2010

El valor de los números pequeños

Si ya lo sabía. Llegar a tiempo para coger un tren o un avión no garantiza llegar a tu destino.

En mi empresa llevan meses detrás de mi para que haga un curso. No tanto en la oficina -que me dicen que ya lo haré- como el sistema, que todas las semanas me manda un correo para recordarme que tengo que hacer el dichoso curso.

Euan -uno de los que está en los escalafones altos en mi departamento- me avisa de que va a haber un curso en Glasgow. Esto es genial, porque he comprobado varias veces la programación de los cursos para los próximos 10/12 meses y no hay ninguno en Escocia, teniendo que irme -como mínimo- a Manchester para hacerlo.

El tren a Glasgow es a las 7.48 en el andén 4. Por una vez, estoy con 10 minutos de antelación en la estación (Haymarket). Todo bastante bien indicado, y en el andén, dos pantallas: una con la hora y otra indicando las zonas de la vía en obras.

Son las 7.47 y el tren está esperando en el andén. Intento comprobar en la pantalla que sea en tren a Glasgow, pero siguen con la cantinela de las obras. Me parece estúpido preguntar a la gente si ese es el tren a Glasgow (¿cuál si no?); el resto de los andenes están vacíos.

7:47:43 y el tren arranca. Me fastidia que se marchen antes de tiempo -aunque sean unos segundos- ya que, generalmente esos segundos son los que a mí me valen. Pero no hoy; hoy voy tranquilo y con tiempo de sobra.


Con el tren en marcha, no pasan ni dos minutos cuando la revisora habla por megafonía para darnos la bienvenida al tren, informarnos de las próximas paradas y de los servicios con que cuenta en tren (además de cafetería, hay un señor que se pasea con el carrito para vender comida/bebida como en los aviones, etc).

Un sudor frío me recorre la espalda cuando la señora avisa de que la próxima parada es Carlisle y que el destino final es Manchester.

- ¿Glasgow? ¿Dónde está Glasgow? La pregunto a la señora que me mira con cara de asombro...
- Este tren no va a Glasgow, y la siguiente parada no es hasta Carlisle, con cara de asombro.
- Ehhhhh, ¿y qué puedo hacer?, la vuelvo a preguntar.
- No te preocupes, que ya te hago un papel para que te dejen ir (gratis) de Carlisle a Glasgow. Allí llegamos a las 8.59 y el siguiente tren a Glasgow es a las 9.18. Mientras, relájate e intenta disfrutar del viaje.

Pues bueno... Voy a llamar a alguno de mis "jefes" para decirles lo que me ha pasado. Y en esto que me doy cuenta de que... tengo móvil nuevo y sólo he copiado algunos. La madre que me trajo. Por suerte tengo el de Ashleigh y ella me puede dar los teléfonos.

Unas cuantas horas después, llego a la oficina y, todo el departamento sonriendo partiéndose el eje de mi...

Cosas que pasan.

¿Es normal que pongan 2 trenes seguidos en el mismo andén con 1 minuto de diferencia?

Billete de tren a Glasgow: lo paga la empresa
Comprar el almuerzo junto a la estaci
ón: 4 libras
Ser ingeniero de transporte: unos cuantos a
ños estudiando
Equivocarse de tren tan miserablemente: no tiene precio...

6 comentarios:

Ana Belen dijo...

jajajajajjajaja

rubén dijo...

Así, así. Así fue más o menos el recibimiento... :)

Patri dijo...

Tantos años estudiando para que luego cometas estos errores de principiante..

rubén dijo...

Esto lo que denota es que necesitan mejorar el transporte en Escocia! :)

Anónimo dijo...

Eres un crack! Me descojono!!!! LOL

Jon.

rubén dijo...

;p